27 ene. 2013

Metamorfosis en el cielo, Mathias Malzieu

METAMORFOSIS EN EL CIELO, MATHIAS MALZIEU


FICHA TÉCNICA                    
        Título: Metamorfosis en el cielo
         Autor: Mathias Malzieu
         Editorial: Random House Mondadori
         Formato: Papel
         Páginas: 146
         Precio: 13,90 €
         Fecha de publicación: 16 de octubre de 2012



Todos tenemos sueños, y el del joven Tom Hematoma Cloudman es volar. Por eso, Tom es acróbata -algunos dicen que el peor acróbata del mundo- y especialista en escenas de riesgo, pues así se siente más cerca del cielo. Entre saltos y piruetas su cuerpo se desgasta, hasta que un día le detectan una grave enfermedad. Pero el destino de Tom no es el de cualquiera, y si le acompañamos sabremos que poco después, en uno de sus paseos nocturnos por la clínica, conoce a una fascinante criatura, mitad mujer y mitad pájaro, de quien cae fulminantemente enamorado. 
¡Pobre Tom! Lo que no sabe es que esa criatura tiene la llave de su destino. La mujer pájaro le propone un trato: abandonar la vida humana por una nueva aventura. 
«Yo puedo convertirte en pájaro y curarte, aunque tendrás que asumir todas las consecuencias. Para activar tu metamorfosis, tienes que hacerme el amor.» 
Si Tom es fiel a sus sentimientos, tendrá que dar un paso irreversible, transformarse y abandonar la vida humana por una nueva aventura.. y es que ¿en qué estamos dispuestos a convertirnos por amor? La metamorfosis del amor podría salvar su vida. O no.


Vengo a hablaros de un libro... diferente. Completamente. Supongo que me esperaba algo así antes de empezarlo, sobre todo teniendo en cuenta que me leí "La Mecánica del Corazón" y me pareció igual de diferente. Bueno, el caso es que este es uno de esos libros que no estamos acostumbrados a leer. No es el típico "chico conoce a chica, chico se enamora de chica, chica se enamora de chico, les pasan cosas". No, DEFINITIVAMENTE, NO.
Tom es un pájaro. Es una persona normal, pero tiene alma de pájaro... Lo sabe. Lo sabe en el fondo de su corazón, y lo dice varias veces. Piensa como si en algún momento fuera a ponerse a volar. Muchas veces era como si él supiera qué iba a depararle el destino y solo estuviera preparándose para estar listo en el momento apropiado.

"Siempre necesitaba más emociones: más alto, más rápido, más lejos, más tiempo. Vivía como una peonza 
de carne y hueso: solo mantenía el equilibrio en movimiento"

"La inmovilidad siempre me ha producido pánico. Solo sé avanzar, caer y volver a levantarme"

Tom es un niño soñador. En realidad no es un niño, es un adulto que poco a poco va haciéndose famoso gracias a sus desastrosas actuaciones. Se construye un ataúd cama-vehículo con el que va de ciudad en ciudad, sin pasar nunca más de un día en cada sitio. Y se cae, se cae muchas veces y la gente se ríe, y su cuerpo se va deteriorando... hasta que le detectan una enfermedad terrible, una Remolacha que poco a poco va consumiendo su cuerpo sin que él pueda hacer otra cosa más que esperar.

"Siempre viviré frustrada por la falta de elasticidad del tiempo"

Sin embargo, la historia de Tom Cloudman no acaba aquí: alas de almohadas, almohadas rellenas de plumas rojas, plumas cayendo desde un tejado, un tejado ocupado por una pajarera, una pajarera con una pajaramujer que fuma y tiene el cuerpo cubierto de plumas rojas. Una pajaramujer que le enamora y le propone un rato, una salvación. 

Esta historia de amor es, cuanto menos, curiosa. Es un libro bastante psicodélico, por llamarlo de algún modo (pero, como ya he dicho, de este autor me espero lo que sea). Tiene amor, tiene lucha por los sueños. Es una historia bonita, donde le coges un cariño especial a Tom por su forma de hablar, igual que a Endorfina por cómo se entrega. 

A pesar de que este libro es diferente e interesante, no se lo recomiendo a todo el mundo. No sé cómo decir a quién sí y a quién no, pero es algo especial. Quiero decir, no le gustaría a todo el que lo leyera. A la hora de cogerle el punto puede influir el estado de ánimo, la forma de ser, lo que haya pasado antes o después en la vida del lector... Pero eso sí, si te gustó "La mecánica del corazón", seguro que este también te enamora.

17 ene. 2013

Nunca digas nunca, Amy Lab


NUNCA DIGAS NUNCA, AMY LAB


FICHA TÉCNICA                    
        Título: Nunca digas nunca
         Autora: Amy Lab
         Editorial: Alfaguara
         Formato: Papel, tapa blanda con solapas
         Páginas: 424
         Precio: 15,50 €
         Fecha de publicación: 16 mayo de 2012



Jacq afronta el verano más trascendental de su vida: recuperarse de una gran pérdida, acostumbrarse a una nueva familia, encontrar nuevas amistades y descubrir el amor. Pero, por si fuera poco, se verá también obli­gada a enfrentarse a un oscuro secreto del pasado que todos a su alrededor tratan de esconder. El peligro y el amor están más próximos de lo que ella imagina…

Me regalaron este libro hace un montón y lo tenía en la estantería, con esa cubierta tan preciosisima, esperándome. Quería leerlo, porque, seamos sinceros, solo con verlo dan ganas... Y nada más acabarme el que tenía que leerme para clase, lo cogí (necesidad de salir del aburrimiento de la anterior lectura) y lo empecé. Y, para seguir siendo sincera, me decepcionó.
Me esperaba mucho más de esta novela. Iba con la idea de que sería alucinante, fantástico y maravilloso, y cuando lo empecé no fue para tanto. 
Vaya, me siento un poco mal, voy a empezar la primera reseña no-tan-buena de mi vida.

A ver, tampoco quiero ser así, porque es verdad que mejoró con el tiempo... Pero creo que la obviedad de lo que iba a pasar, esta vez, me molestó. La obviedad y, también, la protagonista.

Jackie me pareció un personaje un poco... Es que es rara, ¿vale? Pero no rara en plan de que haga cosas raras, o que sea diferente, o en plan de que diga cosas sin sentido. Rara porque es muy exagerada, salta a la primera y sus reacciones son desproporcionadas (se cabrea rapidísimo por nimiedades, por ejemplo). Además, aparte de que por lo general es fría, de repente le da la vena y se pone a llorar muy fácil por cosas que tampoco son para tanto... Sus padres han muerto y no parece que ella lo sienta y, sin embargo después por una cosa menos importante rompe a llorar de forma melodramática y exagerada. No sé, si ese carácter frío hubiera durado todo el libro, pues vale, pero es que a veces me parecía inverosímil.

Cuando Jackie llega a la casa de sus tíos, en la sierra de Madrid (me imagino que viven en uno de los pueblos de donde son mis amigos o más en medio del monte, en plan La Dehesa o algo así), se cierra a todo el mundo. Todos (o casi) se vuelcan en ella, le ofrecen ayuda, compañía, y de todo... pero Samuel no, y eso le fastidia tanto que empieza a generar una especie de "rechazo" hacia él por eso. Me dio la sensación de que fue un poco como "¿No me adoras y me acosas como todos los demás? Pues comentaré con mi mejor amiga en USA que eres muy raro y seco". En fin, supongo que la protagonista no me gustó y que eso condicionó al resto de la lectura del libro.
Aún así, también hubo cosas que me gustaron.  Y mucho, un montón. Lo que más me gustó fue la relación de Marcos y Sandra. Marcos y Sandra de la cabeza a los pies, es más. Sandra es dulce y simpática, y a pesar de lo rarita que es Jackie, la aguanta acoge y se hace su amiga; Marcos es el típico guaperas buenorro que deja corazones rotos a su paso, pero,  a diferencia del resto de  guaperos buenorros de las otras historias (aunque sí que sale con una diferente a la semana), este es listo, majo y adorable (<3). Es detallista y se desvive por sus amigos, pero sobre todo por Sandra... Normal, es su mejor amiga, lo que pasa que ella siente algo más por él, pero no se lo quiere decir porque no quiere ser una más, y... y... No sé, supongo que siempre ha pasado eso, ¿no? Pero me gusta cómo ha sido esta vez, en Nunca digas nunca.

Samuel tampoco está mal, he de decir. Nada mal, es más, es muy mono y me gustó bastante. Es un muchacho un poco atormentado por aquello que pasó, que todos saben y nadie puede contar, lo que Jackie se pone a investigar... Pero eso es parte de su nueva forma de ser y de su encanto. No sé, me ha gustado.
Pero soy más pro-Marcos, lo siento... Oh, no, ahora soy como todas.

El libro gira en torno a un misterio sin resolver: la desaparición de una chica dos años atrás. Una chica que formaba parte del grupo, que era importante para todos. Creo que la resolución sí que me sorprendió para bien (pensé "¿Cómo no me he dado cuenta?", y estuvo bien), así que punto arriba para el libro. Aunque en realidad sí que podía haber sido mucho más morboso, sorprendente, desastroso, chocante... 
Bueno, el caso es que el libro gira alrededor de ese misterio, de lo que supuso para los protagonistas y sobre todo para Samuel. Jackie, que al final decide que quiere descubrirle, conocerle y acercarse a él, le ve ido... Así que, como he dicho, se pone a investigar, pregunta, rebusca, la lía un poco... Y al final lo descubre, la solución se encuentra con ella de cara y le cuesta caro.

Pero lo dicho: podía haber sido todo mucho más emocionante todo, se le podía haber sacado mucha más chicha, pero bueno. No está mal, vamos a ver, no me ha disgustado tanto (no lo habría terminado si fuera así; es más, al final descubrí que me había enganchado y que quería seguir leyendo), pero creo que esperaba más. Para que veáis lo que pueden hacer una buena portada y una sinopsis atrayente.

Leed el libro si queréis, a lo mejor solo soy yo que me ha pillado mal, o lo que os he dicho de la idea que tenía del libro. A lo mejor os gusta, o a lo mejor opináis como yo...


6 ene. 2013

Something, maybe, Elizabeth Scott


SOMETHING, MAYBE, Elizabeth Scott


FICHA TÉCNICA                    
        Título: Something, maybe
         Autora: Elizabeth Scott
         Editorial: Simon Pulse
         Formato: Papel y kindle
         Páginas: 217
         Idioma: inglés
         Precio: 15,95 €
         Edad: a partir de 14 años

Todo el mundo piensa que sus padres son embarazosos, pero Hannah sabe que les vence a todos. Su padre hizo una fortuna mostrando fotos de chicas bonitas (y por su ‘fiestera’ forma de vida) por todo Internet, y su madre, que fue una vez una de las novias de su padre, es ahora la estrella de su propio sitio web. Después de haber conseguido la atención equivocada durante demasiado tiempo, Hannah ha aprendido cómo mantenerse fuera del radar….y así es como le gusta estar. 
Por supuesto, eso no la está ayudando a que el chico del que está enamorada se fije en ella. Hannah está segura de que el sensible y maravilloso Josh es su alma gemela. Pero entre intentar que él se dé cuenta de que existe, preguntarse por qué no puede dejar de pensar en ese otro chico, Finn, y lidiar con sus padres, Hannah siente que se está volviendo loca. Está decidida a hacer que las cosas vayan como ella quiere… sólo que lo que ella quiere puede que no sea lo que necesita.



Esta historia me ha gustado mucho. Vale, no es una novelaza de las que pasarán a la historia, ni será un bestseller, pero es entretenida y te puede hacer pasar una buena tarde. Sí, entra en mi categoría mental de adolescentes-a-los-que-les-pasan-cosas, pero si soy sincera ADORO esa categoría. Las historias me inspiran, suelen tener toques divertidos y, además, lo que ya he dicho: entretienen. Son novelas para pasar el rato que además pueden conquistarte, ¿no es genial?

Hannah es una adolescente que tiene bastantes movidas detrás. Su padre, Jackson, tiene una mansión llena de jovencitas que se pasean en bikini y se abrazan a él en su programa de televisión; su madre fue una de ellas, salió con él y se fue cuando se quedó embarazada. Además, ese anuncio en el que ella aparecía en cueros (solo tapada por una caja de pizza) no es que hiciera que la cosa mejorara, precisamente. Hannah habla de ello sin avergonzarse excesivamente, quiere a su madre y la acepta, aunque está claro que no le gusta que todo el mundo la relacione inmediatamente con ella.

Jackson tenía unos cincuenta por ese entonces, así que ya era viejo y además asqueroso, sobre todo porque mamá tenía sólo diecinueve..., pero ella jura que él lucía y actuaba como si fuera más joven. Hay toda una sección en su autobiografía donde habla de lo guapo y activo que era; una vez la intenté leer, pero sentí como si los ojos me sangraran por dentro.


Quiere a su madre, sí, pero odia a su padre. No le ve desde que con doce años la usó para su súper show en la televisión, y siente un rechazo casi innato. Echa de menos a su padrastro y odia cómo se pone su madre cada vez que él aparece en la conversación (la cual está más rota por dentro de lo que sus faldas cortas, su webcam y su ombligo al aire dejan ver), pero no puede hacer nada contra él.

De todas formas, no todo en la vida de Hannah gira alrededor de sus padres. Como todas las adolescentes, está enamorada... y cómo no, ese amor platónico (su alma gemela, como dice ella) apenas se da cuenta de que existe, y eso que trabajan juntos en ese sitio de comida rápida. Josh es guapo, perfecto, profundo... Oh, Dios, esta muchacha está DEMASIADO centrada en Josh, estoy segura de que hay alguien limpiando sus babas según va tras él. Él es muy adorable, sí, pero... Oh, por favor, ¿de verdad es para tanto, Hannah?
Supongo que así nos ponemos todas con los flechazos, pero... no te pases, en serio, maja.

El caso es que también está ese chico, Finn. También trabaja con ella en el sitio de comida rápida, y es majo... pero pesado. Se hace el gracioso,  y suele interrumpir los momentos que tiene con Josh, y es simpático, y bromea, y... ¿por qué no puede dejar de pensar en él? ¿Qué le pasa, por qué ahora Finn ocupa también parte de sus pensamientos? Finn no es Josh, él simplemente es un chico normal...

Me encuentro a Finn recostado sobre el sofá, leyendo un libro muy gordo con una de esas portadas que dicen “¡Soy un clásico!” (ya sabes cuáles, todas tienen fondos oscuros con una fotografía de una anciana o flores o algo... Nunca nada bueno).

—¿Estás leyendo? —pregunto. No es que piense que Finn no sea capaz de leer ni nada, solo es… bueno, no es exactamente lo que esperaba ver. Me imaginaba que Finn pasaba su tiempo libre haciendo lo que sea que hacen los chicos que no son Josh cuando no están en la escuela. Eructando, o algo.

—Intenta no parecer tan sorprendida —dice Finn—. Leo. Puedo contar hasta diez. A veces incluso puedo escribir mi propio nombre.

—Te he visto escribiendo, así que no estoy tan segura sobre lo último.

Las cosas avanzan. El mundo se mueve, Hannah va abriendo los ojos poco a poco. A lo largo de la historia, Hannah se dará cuenta de qué cosas son importantes de verdad, cuáles son reales y no parte de su imaginación o de un gran show... Se dará cuenta de quién está ahí cuando las cosas van mal, y se dará cuenta de qué es lo que de verdad necesita.

Sí, es bastante predecible y tampoco es para tanto, pero, por última vez: es una historia entretenida si quieres pasar un buen rato. El personaje de Hannah me resultó simpático y, oh Dios, Finn, eres genial. En serio.



¡Espero que os guste!