5 abr. 2015

Me and Earl and the Dying Girl.



INFO                    
         Me and Earl and the Dying Girl.
         Autor: Jesse Andrews
         Editorial: Amulet Books
         Formato: Tapa blanda
         Páginas: 295
         Precio: $ 7.95
         Fecha de publicación: 2012
         ¿Está en español? Sí.


Pues... sí, he decidido volver a las reseñas. Pero no, no van a ser como antes; ni tan regulares, ni tan largas (o eso pretendo). No voy a hablar de cosas más "técnicas", por así decirlo (para eso podéis leerme en Fantasymundo.com, donde colaboro reseñando). Voy a hablar de qué me ha parecido el libro. Es por eso que, además, no vaya a reseñar todos los libros que lea, solo de los que vea que tengo algo que decir. A lo mejor me pasa con muchos, y a lo mejor no. Ya veremos.
Tras esto, comencemos con el primer libro.

Por alguna razón, tenía altas expectativas respecto a Me and Earl and the Dying Girl. No conozco a casi nadie que lo haya leído, y definitivamente no había hablado con nadie de este libro o de su argumento, así que creo que fue la portada (es preciosa, en mi opinión) la causante de tal problema. Porque sí, fue un problema. Esperaba que este libro me gustara mucho. Estaba segura que me gustaría, por eso lo metí en mi wishlist de Booky y por eso me hizo tanta ilusión que me lo regalaran en navidad. Pero no, no me ha gustado. Al menos, no tanto como me esperaba.

El libro va de un chico, Greg, el narrador, que empieza a quedar con una chica, Rachel, a quien le han diagnosticado leucemia. Lo hace porque su madre le obliga, básicamente. Esa información la podéis encontrar en la sinopsis, así que no hace falta que me explaye mucho más. No es muy novedoso, en un primer momento, sobre todo teniendo en cuenta la cantidad de libros de gente con cáncer u otras enfermedades terminales que hay últimamente. La gracia de este, supuestamente, es que por una vez trata las cosas desde un punto menos drama y más cómico. El objetivo de este libro es frivolizar un poco con el tema, de una forma más ligera, para que no se haga tan duro y se convierta uno más. Y empieza bien. Empieza haciéndolo. Pero no tiene buen resultado, digamos.

No es por culpa del objetivo. Es por culpa del narrador, que también es protagonista, porque es idiota. Yo lo siento mucho, pero esto es lo que es. Ya lo dije en mi mini-"reseña" de Goodreads. Greg es un imbécil y, en serio, llegó un punto en el que no paró de darme una vergüenza ajena tremenda. Pero antes de embalarme y ponerme a despotricar, creo que voy a explicar un poco a qué viene todo esto.

AVISO: EN EL SIGUIENTE PÁRRAFO SOY YO DESAHOGÁNDOME UN POQUITO Y PUEDES SALTÁRTELO CON TODA LA TRANQUILIDAD, AVISO CUANDO ACABE DE SOLTAR SAPOS Y CULEBRAS POR MI BOCA.

El primer problema, creo, es el hecho de que sí, Greg es un chico adolescente y básicamente está centrado en las dos cosas que la teoría dice que les preocupan a los chicos adolescentes: las tetas. Sí, esas son las dos cosas. No quiero que ahora nadie se piense que es un salido y que está todo el rato así, not really, pero el caso es que el resto de las cosas le dan un poco igual. Me explico: él no tiene amigos porque prefiere ser majete con todo el mundo antes de que le pongan una etiqueta y el resto del instituto le "odie" (wtf, ¿por qué iba todo el instituto a odiarte por tener un grupo de amigos que comparte tus gustos y con los que te sientes cómodo? Es estúpido, para empezar); su pasión, que es rodar películas con su socio Earl, es secreta porque le da miedo que la gente lo juzgue; no tiene intereses intelectuales ni se preocupa por nadie, y la mayoría de las veces ni siquiera tiene en cuenta al resto. Cuando empieza a quedar con Rachel, aunque me gusta que desde el principio se ría del lector (en plan bien) diciendo cosas como «y si creías que en ese momento nos miramos y nos dimos cuenta de que estábamos enamorándonos el uno del otro, estás bastante equivocado y puedes tirar esta mierda de libro e irte a hacer cualquier otra cosa» (esto no es literal, pero básicamente resume la primera mitad de la historia), no me gusta cómo llega un momento en el que convierte eso en costumbre. Ugh, me da la sensación que Greg me está cayendo peor de lo que me caía durante el libro al pensarlo, pero es que él solo se preocupa por lo suyo. Se preocupa por lo que la gente piense de él porque esté quedando más con Rachel; se preocupa de hacer reír a Rachel solo porque, si no lo hace, él va a sentirse mal; no para de reírse de un chaval que no le ha hecho nada solo porque la chica más buena del instituto se está riendo por las bromas... Yo qué sé. Cosas que te dan ganas de abofetearle. Incluso acaba entrando en un modo automático de tonterías estúpidas en las que se pone en ridículo y crea atmósferas muy incómodas hasta para el lector. A veces no podía dejar de pensar qué mierda te pasa, en serio, al final va a ser verdad que tienes un hongo devorando tu cerebro.

Y luego, bueno, está el hecho de que se pasa todo el libro diciendo eso de «este libro es una mierda», «no sé por qué lo estás leyendo», «es un milagro que hayas llegado a esta página», «probablemente deberías cerrarlo ya e ir a darte cabezazos contra una puerta, sería mejor para tu cerebro». Literalmente. Y al principio vale, es un buen recurso, es gracioso. Una especie de captatio benevolentiae algo cansina, pero vale. Hasta cierto punto. Y si solo lo hiciera con el lector, pues bueno... Pero la verdad es que lo usa con los personajes, también, y al final todo es un compendio precioso de gente haciendo roll eyes en su dirección y pensando ENOUGH, GREG.

FIN DEL DESPOTRIQUE, PODÉIS SEGUIR LEYENDO MÁS TRANQUILAMENTE, GRACIAS POR LA PACIENCIA.

Si no has leído esto último, resumo: Greg es una persona egoísta y pesada que no se preocupa mucho por los demás y usa demasiado la falsa modestia. Si lo has leído, bueno, concluyo que, en mi opinión, supongo que Greg no es un mal personaje, aunque sea cargante de c***nes.

Y respecto a los otros, vale, me han gustado infinitas veces más. 

Lo malo de Greg es que, incluso cuando está escribiendo un libro sobre su amiga la dying girl, al final se las apaña para hacer el libro sobre él. Esto me frustra mucho, de nuevo. Digamos que de alguna forma lo que hace es contar los últimos meses de Rachel... Y en realidad no habla más que qué le pasó a él durante el tiempo en que Rachel tuvo cáncer. Es como con lo de la película (si lo lees, entenderás esto, pero no voy a decir más). Ni siquiera se pone a pensar seriamente en lo que supone la leucemia hasta el final, para poner un ejemplo. Y es por todo esto que en realidad no lleguemos a conocer a Rachel a lo largo de la historia. Pero es que ni nosotros los lectores, ni ellos. Cuando acaba la novela, en esas últimas páginas donde normalmente los narradores se ponen profundos y reflexionan acerca de lo que te acaban de contar como si tuvieran cincuenta años y no diecisiete (adoro esa parte con toda mi alma, no os voy a mentir), eso es lo que él concluye. Que, en realidad, ni Earl ni él la conocieron muy bien. Y es como BUENO AL MENOS TE HAS DADO CUENTA, YOU DUMBASS.

La verdad es que Greg es un personaje bastante bueno, porque si no lo fuera no me haría sentir toda esta mala leche y frustración.

Estoy tan feliz de que Earl exista para cantarle las cuarenta... de verdad.
De él tampoco sabemos demasiado, pero básicamente por lo mismo. Voy a intentar no repetirme más, que esto ya se está alargando y a) no pretendía extenderme, b) no quiero ser una hater pesada. Earl mola, con eso lo digo todo. Me encanta cómo habla y el gross mode y, sobre todo, me encanta el final. Por suerte o por desgracia, no hay mucho más que yo pueda/vaya a añadirle a eso.

Como conclusión, supongo que podemos decir que el libro en sí me ha gustado, pero no me ha gustado. Está bien hecho, si me preguntáis: los personajes (cof, cof, básicamente Greg) son definitivamente creíbles, pero son TAN humanos que, como los humanos en la vida real, son (es) insoportable(s). Por eso me ha gustado, porque es real. Porque los chavales son así. Y porque, al fin y al cabo, aunque Greg sea como es hacia los otros, con el lector es honesto -para las cosas buenas y para las malas, porque no tiene razones para mentir- y eso siempre se agradece. ¿Que estoy conforme/satisfecha con cómo ha sido el libro? No. No me ha gustado eso. No por el final, sino por las cosas que pasan, sin más. Algunas son patéticas, otras ridículas, otras demasiado vergonzosas. No repetiré que Greg me ha hecho enfadar. Pero, quitando eso, no ha estado mal. En serio.

¿Que si lo recomiendo? Yo qué sé. Que cada uno haga lo que vea.