15 jul. 2013

Croquetas y wasaps, Begoña Oro

FICHA TÉCNICA                    

         Título: Croquetas y wasaps
         Autor: Begoña Oro
         Editorial: SM
         Formato: Tapa blanda con solapas
         Páginas: 229
         Precio: 10 €
         Fecha de publicación: abril 2013


¿Te has preguntado alguna vez qué quedará de ti cuando ya no estés? Clara, sí. Justo cuando está al borde de la piscina. Y tiene dos opciones: tirarse de cabeza cuando todo su cuerpo grita para que lo haga, o quedarse quieta tapándose las orejas con las manos.  



Parece mentira que un libro tan sencillo pueda tener tantas cosas dentro. No solo sencillo por la trama (que, seamos sinceros, no es nada del otro mundo), sino por las palabras que emplea Begoña Oro para contarnos la historia; estas son, igual que en Pomelo y limón, dulces y fáciles, pero completamente preciosas. ¿De verdad necesitamos florituras para que una historia simple se vuelva inolvidable? No, creo que no. Y he aquí la prueba.

Se ve que quererme a mí requiere preparación. Pero querer a Lucas es diferente.
Querer a Lucas es fácil. Lucas es guapo y tiene una sonrisa desarmante. Lucas es como un paquete de chicles en la caja de un hipermercado.
Lo ves y lo quieres. Así, sin preparación.

Clara (¡Ey, Clara!) es una de las doscientas cincuenta mil adolescentes que se enamoran (obsesionan, mejor dicho) del fantástico y maravilloso guaperas de clase. Que si Lucas esto, que si Lucas lo otro... La vida de Clara es un LucasLucasLucas constante. Incluso cuando consigue quedar con él (incluso cuando él le dice que no quiere quedar con ella), no se le pasa. Lucas es guapo, maravilloso y con esa sonrisa tan perfecta... Y ese golpe le duele tanto que lo único que puede hacer es pensar en ello y no pasar página.

Y quiero mostrarte ahora estas arrugas, para que también a ti te recuerden que después de la primavera va el verano; después del trueno, el relámpago; después de "gracias", "de nada"; pero no siempre después de "te quiero" va "y yo a ti". A veces, después de "te quiero" va "pues yo no". Y no hay forma de decirlo sin arrugar para siempre el corazón de alguien.

De todas formas, la historia no va solo de eso. No son solo Clara y Lucas, gracias a los dioses. En la mesa, preparados para comer estas apetitosas croquetas, y con los móviles al ladito revisando si les ha llegado algún wasap, están la madre de Clara, el abuelo geropunk, Pinilla y Zaera (¿Alguien ha leído Pomelo y limón? Mucho fangirling), Unai... Porque, si hay algo que me ha encantado de este libro, son sus personajes. La fuerza que tienen. Lo diferentes que son... Porque a ver, decidme, ¿dónde habéis visto vosotros un abuelo malhablado que se pase la vida haciéndose camisetas tipo Qwertee o con frases ingeniosas? ¿Dónde habéis visto a un oso gordo y peludo vestido todo de negro e inventándose una historia sobre la muerte de su padre cada día? ¿Cuántos pájaros llamados Lancelot habéis visto escapándose y siendo libres?

Pero no es lo único, que conste. Clara, a pesar de lo loca que está (bueno, tampoco loca, solo diría que se pone muy nerviosa rápidamente), tiene unas reflexiones ante situaciones cotidianas que me gustan mucho. Porque su vida no es una aventura, su vida no tiene nada fuera de lo normal: le gusta un chico, ese chico no la quiere y se va con otra chica más guapa que ella, se deprime, va a pedirle consejo a una amiga y no se queda conforme con lo que ella le dice... ¿Os suena de algo? Ahí también es donde se encuentra la magia: no hace falta irse a un país exótico o a un mundo paralelo para encontrar una buena historia. Todos tenemos la nuestra, ¿no es así? Y he aquí la prueba de que no se necesita un dragón para conquistar corazones.

¿Qué ocurre cuando el dolor es solo dolor y no lo cura un médico? ¿Qué puedes hacer cuando lo que sufres no es una enfermedad sino un trabalenguas...?
Verdaderamente sería genial ser un árbol y tener solo las preocupaciones de un árbol: que lloviera de vez en cuando, y que de vez en cuando hiciera sol, y que los pájaros no chocaran contra ti. Y ya está.

Creo que no tengo nada más que añadir, lo principal ya está dicho. He aquí un libro fácil de leer, con capítulos cortos y una historia en la que podemos meternos rápidamente. Hacerse amigo de Clara es fácil, igual que simpatizar con ella y con los otros. Parecerá que la conoces, te darán ganas de pegarle alguna que otra colleja y sonreirás con cariño cuando veas cómo acaba todo.

Amigos, esta croqueta no es de jamón, ni de cocido, ni de nada que hayáis probado antes; esta croqueta es dulce y a veces sabe un poco a drama y a ausencia, pero os aseguro que os dejará muy buen sabor de boca. Esta croqueta hará que os crezca en la cara la misma sonrisa que ponéis cuando veis que tenéis un wasap de alguien especial.

Lo mejor: el geropunk, lo sencilla que es la historia y el desenlace.
Lo peor: que a veces Clara se pone un poco tonta con tanto Lucas pa' arriba Lucas pa' abajo, eso y que de vez en cuando se pasa de la raya con la sinceridad.



Extras:
Lee el primer capítulo aquí: http://previewlibros.grupo-sm.com/FC2B1662-3ECF-4EA5-ADB9-36C92B0D0791.html
Coméntale qué te ha parecido a Begoña Oro: @granduquesa

1 comentario:

  1. Es maravilloso. Maravilloso. Escenas como la de la comida o el parque se han grabado en mi corazoncito. <3

    ResponderEliminar

¿Quépiensasquépiensasquépiensas? ¿Te ha gustado? ¿Qué se puede mejorar? ¿Se me ha ido mucho la olla?... ¿Se me está yendo?
En fin... ¿algo que decir (o no decir)?