12 nov. 2013

Mi teoría de todo, J. J. Johnson



FICHA TÉCNICA                    
         Título: Mi teoría de todo
         Autor: J. J. Johnson
         Editorial: SM
         Formato: Tapa blanda con solapas
         Páginas: 333
         Precio: 9,95 €
         Fecha de publicación: 2010
         Más: Booktrailer (Clic aquí)
                 Primer capítulo aquí.
Agradecimientos a SM por el ejemplar.

Solo porque todo el mundo piense que debes superarlo no significa que puedas hacerlo. 
Hace un año que Sarah vivió el peor episodio de su vida. Su mejor amiga, Jamie, murió en un extraño accidente en el gimnasio de la escuela del que fue testigo. Desde entonces, la vida de Sarah ha caído en picado. Tanto sus notas escolares, como sus relaciones con amigos, familia y su novio se han venido abajo. No puede dejar de revivir lo sucedido y la existencia, su teoría de todo, no es más que un paseo vacío sin reglas ni motivos dirigido por el azar. 
En un último esfuerzo por retomar las riendas de su vida, Sarah traba amistad con el hermano gemelo de Jamie, Emmett, la única persona que parece entenderla, y comienza a trabajar en una granja de árboles de Navidad regentada por el excéntrico Roy. Gracias a ambos, irá descubriendo poco a poco el valor de la calma y el perdón, así como el significado de las segundas oportunidades y las relaciones humanas que dan sentido a todo.



Sarah tiene quince años y su mejor amiga Jamie (APS) acaba de morir. Bueno, hace unos meses, pero aún no lo ha superado. Sin embargo, todo el mundo le dice que tiene que hacerlo; sus padres están preocupados porque se salta las clases y saca malas notas, su hermano la odia por desestructurar la familia y lleva esquivando al gemelo de Jamie desde que la desgracia pasó. Todos le dicen que tiene que volver a ser la misma, que aquello ya pasó, que no sirve seguir pasándolo mal. Algunos siguen a su lado, como su novio Stenn, pero la gran mayoría han huido. Se sienten incómodos con ella y tienen miedo de decir algo que la ponga triste.
Pero ella no puede evitarlo. No puede evitar llorar, no puede evitar visitar la tumba de su amiga y sentir que le falta una mitad, la que se llevó el medallón idéntico al que tiene ella al cuello.


Hace ocho años, cuando teníamos siete, mi mejor amiga, Jamie, me regaló un caleidoscopio. Parece una tontería, pero aquel chisme me encantó. A Jamie también. La tía me lo quitaba cada dos por tres hasta que le regalé otro. Solíamos quedarnos tiradas en el patio de mi casa, mirando fijamente el cielo mientras los prismas giraban y cambiaban de color. Cristales de nube blanca, fractales de cielo azul.
Alucinante y psicodélico, pero en plan feliz y sin drogas.
Bueno, ahora toda mi vida es así: cambiante y sin drogas, a  menos que cuenten los antidepresivos, claro.
Ah, y por cierto: Jamie ya no está. Murió en marzo.

No todas las historias que hablen de cómo superar una muerte tienen que hacernos llorar, ¿verdad? A veces tenemos que aprender a dejar atrás los recuerdos si no queremos quedarnos estancados, y eso es precisamente lo que pasa con Sarah: no puede dejar de pensar en Jamie, en su muerte, y ni siquiera puede hablar de ello con nadie, porque todos parecen incómodos cuando su nombre sale a la luz. Imagináos: una adolescente bordástica con un montón de frustración y chorradupideces que soltar, sin esa posibilidad. ¿Y la gente se extraña de que tenga la neurona borde siempre alerta? ¿En serio?

These boots are made for walking...
... and that's just what they'll do.
-Nancy Sinatra, These boots are made for walking.

Bajo las palabras de J. J. Johnson nos adentramos en esta historia fresca, amarga y divertida a partes iguales que no nos dejará ni un tiempo para respirar, ¡porque Sarah está acelerada! Entre Ruby, el Capitán Zarigüella, los pinos, Emmett, su hermano... No tenemos ni un segundo para pararnos a pensar y, sin embargo, esos retazos de filosofía casera que Sarah nos va dando poquito a poquito (el 3% de la historia, según dice ella) no nos dejarán indiferentes. Porque todos hemos tenido dudas, nos hemos preguntado cosas y hemos estado a punto de mandarlo todo a la mierda. ¿Cómo no iba a hacer ella lo mismo, con su verborrea, sus garabatos y sus párrafos rápidos, muy descriptivos y, en serio, prácticamente asfixiantes?


Si todo sucede por azar, ¿acaso no vivimos en un sinsentido?



Si os habéis sentido alguna vez solos, incomprendidos o fuera de lugar, a contracorriente, mudos en medio de una ventisca sin nadie que se molestase en echaros una mano... Es posible que empaticeis con Sarah. Si os gustan los sinsentidos, los misterios que se resuelven al final y los cacaos mentables, también. Sarah encontrará su camino, y es probable que os ayude a encontrar el vuestro. ¿Queréis respuestas? No sabéis si podéis encontrarlas aquí.


Lo mejor: la edición (super currada y chulísima, en serio), el desarrollo de la historia, las zarigüellas y los capitanes y las preguntas sin signos de interrogación.
Lo peor: a veces, la neurona borde. Es decir, Sarah se pasa un poco al principio, pero nada; al final acabas cogiéndole cariño hasta a sus sarcasmos más amargos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Quépiensasquépiensasquépiensas? ¿Te ha gustado? ¿Qué se puede mejorar? ¿Se me ha ido mucho la olla?... ¿Se me está yendo?
En fin... ¿algo que decir (o no decir)?